FRANCISCO REYES

El maestro escultor Francisco María Reyes na-ce en la primavera española el 9 de mayo de 1915 en la andaluza ciudad de Almería. Paco, como se lo conocería luego entre sus amigos, era hijo de Antonia Díaz y Pedro Reyes. Junto a sus padres y a sus hermanos -Diego, José, Antonio, María e Inés- llega a la Argentina el 1° de septiembre de 1927. Como tantos, venían en búsqueda de nuevos proyectos y posibilidades con la certeza de volver al terruño. Pero la Argentina, como una amante amorosa los ganó, y se quedaron para siempre en Boedo.

Ya en el barrio, por aquellos años bastión de la cultura popular de la ciudad, concluyó sus estudios primarios en la Escuela para Adultos "Florentino Ameghino" en el turno noche, hoy Plaza de los Vecinos, en Av. Independencia y Muñiz. Uno de sus maestros, el profesor Assali, lo estimuló para que comenzara a estudiar bellas artes. En tanto lo hacía, trabajó como aprendiz de joyero y en una cafetería. El 30 de junio de 1932, José González Castillo creó la Peña Pacha Camac, en la que Reyes se de-sempeñó como secretario de artes plásticas.


En 1935 ingresa a la Escuela Nacional de Bellas Artes donde tuvo maestros tan ilustres como Lino Enea Spilimbergo, Pío Collivadino, Raúl Mazza, Lorenzo Gigli y Adolfo Montero entre otros. En 1939 se recibe de profesor nacional de dibujo, y ese mismo año adopta la ciudadanía argentina. En 1947 conoce y se enamora de Anita; quien lo acompañará hasta el fin de sus días. Tienen dos hijos: Rodolfo Mario y Osvaldo. Reyes reparte sus días entre la tarea del taller, el almuerzo familiar, la docencia y sus múltiples actividades sociales, culturales y de beneficencia. A principio de 1953 y a instancias de tres amigos - los jóvenes pintores José Rombolá, Paulino Onorati y Héctor Fernández -; Reyes participa del nacimiento de lo que a poco de andar será uno de los pilares del movimiento. Surge entonces Bohemia, Agrupación de Arte. 
En sus comienzos el artista se dedicó a la pintura. Cuadros de trazos firmes, colores tenues y ritmo en cuanto a tonalidades y forma. ëro fue en la escultura donde manifestó todo su caudal expresivo. El granito, el bronce, el mármol y la calidez de la madera fueron los medios de los que se valió para plasmar todas sus emociones. 
Reyes estableció sus talleres en los barrios de San Cristóbal y Boedo. El primero estaba ubicado en la Avenida Entre Ríos y Estados Unidos. Luego se trasladó al que habían ocupado otros dos artistas plásticos - el escultor Emilio Andina y el también pintor Antonio Sassone - en la calle citada a la altura del 3475. Finalmente se estableció en Castro Barros 1560. Tanto San Cristóbal como Boedo ostentan sus obras: la plaza Martín Fierro cuenta con su escultura "José Hernández", la Avenida Boedo al 700 alberga a "La Madre". En otro orden de cosas, la Cofradía de la Orden del Lengue y la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo - de las que Reyes fue fundador e integrantre respectivamente -; perduran con los objetivos planteados en sus inicios y tan entusiastas como entonces. A ellos se suman desde fines del año 1999, los Jardines Nucleados que llevan su nombre.
Aunque entre sus sueños quedó sin plasmarse el "Museo de Boedo", al que imaginaba cobijando las distintas manifestaciones artísticas de un barrio tan singular; no estará lejano el día en el que ello se haga realidad. A quien brindó tanta maestría no habrá de faltarle "...un techo que pueda atesorar lo que ahora se encuentra disperso por ahí" - como él mismo solía decir.

EL DETERIORO DE "LA MADRE", ESCULTURA DE FRANCISCO REYES, UBICADA EN EL PASEO DE LAS ESCULTURAS DE BOEDO, FRENTE AL BANCO SUPERVILLE, AMERITA LA INTERVENCIÓN URGENTE DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD ANTES QUE EL DAÑO SE TORNE IRREPARABLE. 

placa-DENGUE.jpg
Contacto
 

Avenida Belgrano 3793.

1206, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Tel. 113 856 1145

 

revistaurbanave@gmail.com

Nuestros Auspiciantes

VISITANTES

  • Facebook
  • Twitter
  • instagram
  • YouTube

Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Revista Urbanave no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.

© 2023 by Carlos Cruz para Revista Urbanave. Proudly created with Wix.com