Masivas protestas en EEUU: “sin justicia no hay paz”

Las protestas tras el asesinato de George Floyd por parte de la policía de Minneapolis, brotaron por todo el país a pesar de que se implementó el toque de queda en al menos 40 ciudades y que La Guardia Nacional se ha desplegado en Minnesota, California, Illinois, Florida y otros estados. Las fuerzas represivas respondieron con balas de goma, gases lacrimógenos, atropellando con patrulleros a algunos manifestantes y deteniendo a más de 4 mil personas. De parte de las manifestaciones,  hubo daños a vehículos policiales, la jefatura de policía de Minneapolis y varios edificios y tiendas incendiadas en las grandes ciudades.

Por Lorena Mans (ANRED.ORG), desde EEUU para REVISTA URBANAVE

No es para menos este enojo ya que el asesinato por parte del Estado de las personas afroestadounidenses es sistemático y generalmente ningún policía que mató a un afroamericano fue preso. A lo sumo, son apartados de sus puestos o enjuiciados y luego  absueltos. Gracias a las manifestaciones, Derek Chauvin el policía que le hincó la rodilla a Floyd por 9 minutos en el cuello por haber pagado presuntamente con un billete falso de 20 dólares, fue detenido y trasladado a una prisión de máxima seguridad hasta esperar su audiencia. Los otros tres policías que acompañaron a Chauvin y no hicieron nada para evitar la muerte de Floyd, están libres.

El lunes, luego de días de “silencio oficial” apareció el presidente Donald Trump para echar más leña al fuego. Mientras había una manifestación pacífica en la plaza frente a la Casa Blanca, ordenó que se reprimiera para desalojar el lugar con gases lacrimógenos y balas de goma para que luego él pudiera caminar escoltado por la plaza hasta una iglesia que había sido incendiada tras las protestas. Cuando llegó, armó un circo mediático y se sacó unas fotos levantando una biblia. El Obispo episcopal de la diócesis de Washington dijo que ese accionar era un “abuso a los textos sagrados para justificar acciones anti éticas”.

En sus declaraciones, Trump calificó a los manifestantes como terroristas y amenazó que si los gobernadores no detienen las protestas, desplegará a los militares para proteger la propiedad privada. Dijo que aquellos que amenacen propiedades serán detenidos y procesados con todo el peso de la ley. A su vez, el sábado 30, el presidente tuiteó: “Es ANTIFA y la izquierda radical. ¡No culpes a los demás!”, aludiendo a la bronca colectiva y comenzando a desviar el tema principal, el asesinato sistemático de personas negras por parte de la policía, hacia la discusión falsa de que las protestas perjudican a la sociedad.

 

Pero el caso de Floyd no es el único. Tony McDade, una persona transgénero fue asesinada por la policía en Florida el 27 de mayo y Breonna Taylor, una mujer trabajadora de la salud, fue asesinada por la policía de Kentucky  mientras dormía en su casa. También recordemos a Michael Brown, Freddie Gray, Eric Garner y Rodney King, entre otras personas negras asesinadas por la policía. El caso de King es recordado por haber sufrido una golpiza que casi lo lleva a la muerte y por las  inmensas movilizaciones demandando justicia en Los Ángeles, California en marzo de 1991 con un saldo de 2 mil heridos y 50 muertes. El caso de Eric Garner también es recordado porque se había viralizado el video donde la policía de New York, lo tenía paralizado en el suelo y Eric repetía que no podía respirar, “I Can’t breath”. Este episodio hizo que resurja en todo el país el movimiento Black Lives Matter. Ninguno de estos policías está preso.

Esta vez, a diferencia de anteriores movilizaciones que también han  denunciado la brutalidad policial selectiva hacia los negros, la comunidad afroamericana no está sola en las calles. Los acompañan parte de la comunidad latina y jóvenes blancos que se solidarizan con la causa. Sin embargo, los latinos también salen por ellos mismos, ya que en este país, también pueden perder la vida por el abuso policial. De hecho en los últimos 8 años, en la ciudad de los Ángeles 124 personas latinas han muerto en manos de la policía.

El pedido de justicia a grandes rasgos incluye que los policías que mataron a Floyd vayan presos y destruir el  racismo no solo el policial, sino el cultural. Los que tienen el balón en su campo es el movimiento Black Lives Matter. En un escenario ideal, ellos podrían tener una coordinación nacional con un fluido ida y vuelta de ideas y propuestas para construir una alternativa anti racista, para luego poder articular y dialogar con otros sectores de la sociedad como los latinos. Pero esto no está pasando. Existe la espontaneidad en estas movilizaciones de encontrarse en la calle, pero todavía no en el pensamiento planificado para pensar en un futuro más justo.

Pensar en cambios sociales en un país donde prima la separación  definida históricamente por la racialización de las personas y que hegemónicamente es individualista,  es un desafío muy grande para todos los habitantes y más que nada, para las personas que viven de su trabajo. Sin embargo, las condiciones objetivas existen, ya que no hay acceso a  la salud pública, los niveles de endeudamiento personal son muy elevados, el difícil acceso a la vivienda propia,  los costos para poder estudiar a nivel universitario elevados, el cis heteropatriarcado es la regla en las relaciones sociales y te pueden matar en manos de la policía de manera más fácil si no sos una persona blanca, entre otras cosas.

Las protestas transcurren mientras se intenta abrir la economía durante la pandemia del Covid 19 que arrasa en Estados Unidos siendo la nación con más muertos e infectados del mundo. A su vez, se está viviendo una desocupación de más de 40 millones de trabajadores y trabajadoras que han pedido el fondo de desempleo, sin contar todas las personas que perdieron sus trabajos y no tienen acceso a ese beneficio porque no cumplen los requisitos o son trabajadores migrantes sin papeles legales. Por otra parte, la Nasa y la empresa privada Tesla enviaron una cápsula con dos astronautas al espacio y Donald Trump está en el medio de la disputa electoral para volver a ser elegido como presidente por segunda vez. Son días muy intensos en Estados Unidos. El panorama cambia día a día y la demanda de justicia por George Floyd, por el momento, no cesa. Mucha gente en las calles anda diciendo: No justice, no peace.

Las protestas fueron masivas en todo EEUU y luego se diseminaron por el mundo.

Todo comenzó tras el brutal crimen contra Geeorge Floyd.

El racismo es un problema que no termina de solucionarse en los EEUU y que lo arrastra desde sus orígenes.

Contacto
 

Avenida Belgrano 3793.

1206, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Tel. 113 856 1145

 

revistaurbanave@gmail.com

Nuestros Auspiciantes

VISITANTES

  • Facebook
  • Twitter
  • instagram
  • YouTube

Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Revista Urbanave no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.

© 2023 by Carlos Cruz para Revista Urbanave. Proudly created with Wix.com