El Estado como el primer evasor...

Pocos meses después de la muerte de Cinthia Choque, que dejó en evidencia la extensa trama de precariedad laboral de los agentes de tránsito en la ciudad de Buenos Aires, el gobierno porteño despide a los compañeros que reclamaron por este hecho.

por JULIO ALBORNOZ.

Nosotros te precarizamos, te podés morir en la calle, pero no vayas a quejarte o date por despedido. Algo parecido a esto es el mensaje que baja desde los despachos del Ministerio de Justicia y Seguridad Porteño. A contramano de su página web donde dice que la función del ministerio es “elaborar e implementar políticas que garanticen las condiciones para el ejercicio de los derechos de las personas”, la pregunta que de inmediato nos surge es si para el equipo de Rodríguez Larreta y para él mismo, los agentes de Tránsito están encuadrados dentro de los “derechos de las personas” que el ministerio del que dependen  jura garantizar.
Esto podría ser una breve pero exacta síntesis de lo que están viviendo los agentes de tránsito de la Ciudad de Buenos Aires, quienes recientemente se enteraron del despido de más de 50 compañeros, con saña especial hacia quienes osaron ponerse a la cabeza de los reclamos por el pase a planta permanente desde la muerte de Cinthia Choque. 
Ante este panorama, los trabajadores organizaron una concentración y una conferencia de prensa para enfrentar los despidos, mientras que la justicia porteña le ordenó al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la reincorporación de todos los agentes de tránsito que habían sido despedidos en una causa iniciada por ATE Capital, donde además se verificó el incumplimiento de una cautelar anterior que impedía los despidos. La respuesta del Gobierno Porteño (ayudada por un notable blindaje mediático) fue no solo incumplir con esa orden judicial, sino que los agentes temen el despido de unos 50 trabajadores más.
El Gobierno de la ciudad es uno de los sectores donde existe mayor precarización laboral. Abundan los contratos de locación de servicio que se extienden por años, que no garantizan ni los derechos laborales mínimos y ante cualquier demanda, niegan la obvia relación de dependencia.
Justamente la mayoría de los trabajadores de tránsito sufren este fraude laboral, donde más del 70% no tienen la estabilidad laboral que dicta la ley, y ni siquiera ART, aguinaldos, ni vacaciones. Encima el promedio de los salarios es de $25.000, muy por debajo de la canasta básica familiar de la ciudad.
Para empeorar el cuadro, los agentes enfrentan aprietes y amenazas por parte de los funcionarios y también desde los delegados de Sutecba, el gremio mayoritario de la ciudad y usual cómplice de las políticas de Larreta. Parece que al gremio no le alcanza con arreglar las paritarias a la baja todos los años, sino que permite los múltiples tipos de contratación que vulneran a los trabajadores y sobre todo, actúa contra los que salen a pelear por sus derechos. Una perlita de una burocracia sindical al servicio del Gobierno de Turno y de los trabajadores que supuestamente representan.

Contacto
 

Avenida Belgrano 3793.

1206, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Tel. 113 856 1145

 

revistaurbanave@gmail.com

Nuestros Auspiciantes

VISITANTES

  • Facebook
  • Twitter
  • instagram
  • YouTube

Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Revista Urbanave no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.

© 2023 by Carlos Cruz para Revista Urbanave. Proudly created with Wix.com