07 Junio 2020

Repudio por "desahogo sexual": casi 800.000 firmas piden un juicio político al fiscal Fernando Rivarola

 

Eran casi 800.000 las firmas que solicitaban a través de la plataforma Change.org  el juicio político al fiscal de Chubut Fernando Rivarola, quien empleó el término "desahogo sexual" en un acuerdo de partes con tres imputados de violación grupal a una adolescente de 16 años.

A raíz de la indignación por el hecho, suceso que atravesó todo el país, el

gobierno chubutense informó a través de un comunicado que la denuncia fue realizada este mediodía en el Consejo de la Magistratura, en Trelew, con el patrocinio del fiscal de Estado, Andrés Giacomone.
En la denuncia, el gobernador Mariano
Arcioni pidió la instrucción del sumario de acuerdo a lo establecido por la Constitución Provincial, y que se habilite el procedimiento tendiente a la evaluación "del arbitrario accionar" del fiscal Rivarola y posterior separación del cargo.

LA CARTA DE LA VÍCTIMA


Sucedió el 17 de septiembre de 2012, tenía 16 años y fue en la ciudad de Playa Unión. Habíamos ido a pasar la semana de primavera con un grupo de 8 amigas. Fuimos a una fiesta en la casa de Robertino y Francesco Viglione.
A poco de llegar, perdí la conciencia y allí me encontró una amiga en una habitación, siendo abusada por cuatro jóvenes (Ezequiel Quintana, Leo del Villar, Luciano Mallemaci y Robertino Viglione), mientras que Joaquín Pérez era testigo y Tomás Soriano sostenía la puerta, evitando que entre alguien o yo pudiera salir. Estaba en estado de shock y entre varias personas me intentaron calmar. Como estaba desnuda, buscaron mi ropa que estaba en una habitación oscura y llena de camas, que fue el lugar de la violación. En ese momento, el dueño de casa echó a todos de la fiesta, al grito de “no cuenten nada”.
Al volver a Madryn tuve un intento de suicidio, me encontraron mi mamá y mi papá y les conté lo que me pasó. Me llevaron al médico e hicieron el protocolo para la atención integral de víctimas de violencia sexual.
A partir de entonces, comenzaron los intentos de acallarme, tanto a mí como a mis amistades. Robertino Viglione se comunicó conmigo pidiendo que no lo denuncie pues sus padres se estaban por separar. Para lavar su nombre, Joaquín Pérez llamó a mis padres, mintiendo sobre su participación y confesando que me drogaron para someterme. A los pocos días, una amiga los escuchó hablando, tranquilizándose entre ellos porque yo no había hecho la denuncia. También le pidieron a ella que me convenza de no hacerla.
Lo que pasó se hizo público y fui hostigada por todo mi entorno al punto de tener que irme con mi mamá a vivir a otra ciudad, como si fuese responsable de la situación. Desde entonces, estoy bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico, y gracias a todo este tiempo de intentar sanar es que me siento lo suficientemente fuerte para poder contar mi historia. Que se sepa que tipo de personas son, que durante todos estos años siguieron impunemente con sus vidas, mientras yo sufría por mi inestabilidad emocional y seguía por ello tratada. Hoy tengo una red de contención enorme, no tengo miedo, no me callo más.

Un fiscal de Chubut, Fernando Rivarola redujo la acusación de violación a un abuso simple. Tres de los seis detenidos podrían quedar libres.

En Chubut, ahora a las violaciones les dicen "desahogos sexuales"

El caso de una niña de 16 años que fue violada por 6 jóvenes en Chubut, en la que el fiscal acordó un juicio abreviado y liberó a los acusados de acuerdo a la particular figura que utilizó. Están involucrados varios “hijos del poder”, entre ellos el nieto del ex gobernador (1983-1987) y diputado por la provincia (UCR), Atilio Viglione.
por CARLOS CRUZ
para Urbanave, 04/06/2020

La violación grupal sucedió en Playa Unión, Chubut en la primavera de 2012. Luego de un intento de suicidio y un largo tratamiento psiquiátrico (que aún continúa) la víctima tuvo el valor de realizar la denuncia, por lo que el caso recién comenzó a investigarse en agosto de 2019. En poco tiempo, el caso pasó de calificarse como “abuso sexual con acceso carnal agravado” (debido a la participación de3 seis individuos en el hecho), al más benévolo (y conveniente para los acusados) “abuso simple” debido a que se trató de un (textuales palabras del escrito del fiscal Fernando Rivarola) “desahogo sexual” de los victimarios.

Con la nueva calificación propuesta por el fiscal, que ya absolvió a varios responsables de la violación, y propone para los tres restantes una pena de tres años de prisión “en suspenso”, o sea, sin pisar la cárcel para hablar con claridad.

El caso que salió a luz justamente cuando se cumplía un nuevo aniversario (el quinto) del NiUnaMenos, lo que causó gran indignación y enojo por la posición del fiscal al no solo acordar un “juicio abreviado” con los defensores de los imputados, sino que también presionó a la víctima para aceptar el trato (junto a un resarcimiento económico) con el recurso de que esto era “lo mejor” para ella, dando punto final al asunto y cerrando la causa sin condenas efectivas.

La primera que criticó la medida del fiscal y la utilización de la frase en cuestión para definir el hecho, fue Yael Bendel, titular de la Asesoría General Tutelar, a cargo del Ministerio Público. Bendel afirmó que 

“Utilizar la frase ‘desahogo sexual’ da cuenta de la falta de perspectiva de género y de infancia que tiene el fiscal Fernando Rivarola", para culminar diciendo que “debería rectificarse inmediatamente”. Todo esto sin perjuicio de que se evalue si Rivarola "es idóneo para perseguir delitos tan aberrantes como es el abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes”, como este caso.

Es realmente increíble que un delito que el Código Penal condena con una pena de hasta de 15 años de prisión, pudiendo llegar a los 20 si se encontrase el agravante de la participación de dos o más personas (como en este caso), pueda quedar totalmente impune por la mala praxis de un fiscal ya antes cuestionado, que cuenta con varios pedidos de juicio político. Uno por presunto peculado, presentado por el abogado Nicolás D’Albora, en representación del ministro de Economía del Chubut, Oscar Antonena. Otro, por sus presuntas relaciones con personal de inteligencia que investigó de forma ilegal a varios manifestantes del movimiento antiminería..

Además, la indignación crece por tener que escuchar estas propuestas justo en un aniversario tan sensible como el de la marcha del #NiUnaMenos, teniendo que soportar de personas supuestamente elegidas para promover la justicia, frases tan retrógradas y violatorias de los derechos humanos”.

Para que todo esto no sea una farsa y todos los acusados, familiares de los llamados "hijos del poder" (bien sea este político o económico), queden libres sin la condena que merecen ante el aberrante hecho, solo queda la palabra del juez de la causa, Marcelo Nieto di Biase, quien es hoy el único que puede negarse a aceptar el escandaloso acuerdo firmado por Rivarola. Esperemos que esté a la altura y rechace esta verdadera aberración jurídica que va en contra de un principio aceptado en la justicia que dice que "la justicia ha de ser lógica, comprensible para los ciudadanos, porque si no pierde una gran parte (cuando no todo) de su valor". Y esto de lógico no tiene nada... y de ilógico e injusto, todo.

La figura y el pedido del fiscal causó el inmediato repudio social.
Solo el juez, Marcelo Nieto di Biase, puede detener esta injusticia.
QUIENES SON LOS ACUSADOS

Tomás Soriano

Nacido y crecido en Gaiman, Chubut, residía en Miami donde manejaba la compañía Patagonian Sea. La joven lo acusa de haber sostenido la puerta para que nadie ingresara al cuarto donde cuatro hombres abusaban de ella. Es hijo de Gonzalo Soriano, un poderoso empresario pesquero.

Joaquín Pérez

Es el único que no quedó imputado. Colaboró como arrepentido y su rol habría sido de coparticipación sin intervención: de testigo del hecho. Su hermano, Genaro Pérez, hace poco fue electo como intendente de Gastre, una comuna rural del norte de Chubut.

Leandro del Villar

Nacido en P. Madryn

tiene 29 años y era mayor de edad cuando habría abusado de la presunta víctima.

Su principal actividad comercial es el transporte de pasajeros, en la que figura registrado como empleador según la AFIP.

Luciano Mallemaci

Uno de los cuatro hombres que la presunta víctima señala como uno de los abusadores.

Tiene 26 años y es hijo del dueño de una inmobiliaria muy reconocida en Puerto Madryn. 

Robertino Viglione

Hoy tiene 26 años pero al momento del hecho era menor de edad. Es sindicado como uno de los abusadores:

Le pidió a la acusada que no lo denunciara porque sus padres estaban por separarse.

Es el nieto del ex gobernador de Chubut y diiputado, Atilio Viglione.

Ezequiel Quintana

Con domicilio fiscal en Caleta Olivia, Santa Cruz, es otro de los apuntados por la joven de haber abusado de ella. Era mayor de edad y actualmente tiene 29 años. Integra junto a miembros de su familia la firma Andequin S.A., una sociedad dedicada a la construcción. Hoy, reside en la Ciudad Autónoma de Bs. As.

Contacto
 

Avenida Belgrano 3793.

1206, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Tel. 113 856 1145

 

revistaurbanave@gmail.com

Nuestros Auspiciantes

VISITANTES

  • Facebook
  • Twitter
  • instagram
  • YouTube

Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Revista Urbanave no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.

© 2023 by Carlos Cruz para Revista Urbanave. Proudly created with Wix.com